El Camino de Santiago en Familia • Unas vacaciones diferentes

La familia, ese núcleo de la vida donde aprendes a convivir de una manera jamás aprendida. Esa razón por la que cada día al despertar te dan ganas de respirar hondo y salir de la cama a comerte el mundo. Pero como viajeros y aventureros, sabemos que todo sueño ideal tiene un coste. Y es que a veces, por maravilloso que sea tener a tu centro de apoyo siempre cerca, la vida puede resultar un tanto rutinaria o agotadora. Los ritmos ajetreados, el estrés que supone llevarlo todo adelante, enseñar, aprender, tu trabajo… son solo ejemplos de esas razones que suelen hacernos perder la paciencia e incluso las ganas. Pues bien, no pierdas la calma. Aún estás a tiempo de hacer que todo esto cambie tomando un respiro de aire… uno bien fresco y “santiaguero”, hacer el Camino de Santiago.

Ver PRECIOS Camino Santiago

Habrás llegado a nosotros porque esto es justo lo que necesitas: Salir de casa, distenderte, dejar a un lado tus obligaciones y todo en un ambiente natural. Sabemos que el Camino de Santiago ofrece además la satisfacción del reconocimiento y esto puede resultarte más gratificante aún. Y por si estabas dudando de la efectividad de la relajación de salir con tu familia, puedes estar tranquilo: nosotros nos encargamos de cada detalle para que puedas ir a tu bola y ellos divertirse sin igual. Contamos con monitores, áreas apacibles donde jugar y dormir, guías, bicicletas familiares, una fructífera planificación en base a tus deseos sobre el camino, y muchas cosas más. Pero esto es otro tema. Lo que realmente queremos es que te sueltes la melena y te lances a esta aventura ¿Estás dispuesto?

Estamos seguros de que lo estás y por eso queremos animarte más aún. Así que vamos a darte las razones que harán que no quieras perder esta oportunidad e incluso, que deseéis volver. 

En forma

La maravillosa experiencia que supone realizar el Camino de Santiago en familia está rebosante de ventajas verdes: estar en un ambiente natural repleto de paisajes inigualables y actividades entretenidas para toda la familia (en especial para los más pequeños.) Caminar, ir en bici o incluso en caballo son deportes que además de aportar frescura y relajar tu mente te permitirán saber qué tan en forma te permite estar tu rutina diaria. Y ya sabes, replantearnos nuestras viejas costumbres nunca viene mal.

Ellos aprenderán…

Salir de casa todos juntos supondrá para los más pequeños una oportunidad para poner en práctica todo eso que los padres enseñan sobre modales, educación y también sobre divertirse. Déjalos experimentar junto con toda esa gente que busca lo mismo que vosotros en este camino. Y enséñales así que la vida es mucho más que formalidad, que la verdadera puesta en acción está en ponerse manos a la obra y socializar. El camino de Santiago puede llegar a ser esa escuela móvil que con tanto cariño recuerden cuando sean mayores.

¡Pero tú también!

Es probable que la familia al completo esté deseando conocer nuevos núcleos familiares o grupos de gente interesante que están allí por la misma razón que vosotros o incluso por razones completamente diferentes que os harán conocer mejor el camino. Intercambiar opiniones, compartir algo de tiempo, crear amistades nuevas y charlar será tu aprendizaje. Porque si bien hay cosas que son como andar en bici (nunca se olvidan) hay que llevarlas a la práctica para perfeccionarlas y que la experiencia sea de calidad. Aprovecha que estás fuera de tu zona de confort y muéstrate a ti mismo de lo que eres capaz.

Ahora, juntos

No olvides desconectar, recuerda que lo importante será ese momento y esa sensación que tanto engancha de respirar y sentir que estás justo donde quieres estar. No te preocuparás por nada más que por vosotros y por estar juntos disfrutando. Dejarás a un lado todas las perspectivas negativas e incluso aquellas cosas que en casa parecen indisolubles y tanto te preocupan. Pero para ello, ¡debes estar dispuesto a relajarte y disfrutar! El Camino siempre te ayudará a eso.

Valor y lazo

Estar unidos transitando un camino, intentando llegar a un destino final que todos os habéis propuesto es la clave. Y cuando decimos clave nos referimos a la llave que abrirá la puerta de aquellos lazos que podían estar desgastados en la rutina. Y es en ese sitio que abrirás donde encontrarás también recuerdos y razones de todos aquellos valores que os unen y os hacen una familia. Recordar juntos, estrechar las manos es un hecho que todo viajero conoce y sabe que es inherente a quererlo. Cuando estamos caminando a la par, todo surge.

Refuerzo

Y como toda familia, hay demasiadas cosas que habéis aprendido juntos. En otros viajes, en el día a día, detalles de la personalidad escondidos en cada pelea, guardados detrás de cada sonrisa… Y es lejos de tu zona de confort donde todo lo bueno se irá materializando, lo iréis reforzando juntos con la colaboración y la atención que supone acompañarse para llegar a un mismo destino. Tener el mismo objetivo es la llave maestra.

 

No olvides ser tú, manteneos unidos y dejad ser cada situación con la que el camino os enfrente. Este es nuestro mayor consejo para ti, que has decidido lanzar a tus seres queridos a la maravillosa aventura que todos conocemos como la máxima experiencia: viajar.

 

Quizá te interese:

¡Papá, hagamos el Camino juntos!

El Camino de Santiago en Pareja

-Hacer el Camino de Santiago con niños

El Camino de Santiago en Familia • Unas vacaciones diferentes

5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *