El calzado para el Camino de Santiago

Camino en grupo

¿Cuál es el mejor calzado para el Camino de Santiago?

Probablemente esta sea tu primera pregunta una vez te hayas decidido a realizar el camino de Santiago. Saber como mantener un buen cuidado de los pies es vital para poder disfrutar de esta experiencia ya que los vamos a necesitar en buenas condiciones durante muchos kilómetros y varios días.

Si bien es cierto que no existe el calzado perfecto ya que cada persona es única y puede que lo que a uno le funciona a otro no, sí que hay algunos aspectos importantes a tener en cuenta a la hora de elegir el calzado con el que vamos a caminar. En el siguiente artículo encontrarás una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de elegir el mejor calzado para realizar el camino de Santiago.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de escoger el calzado?

Nunca estrenar en el camino

El calzado para hacer el Camino de Santiago deberá estar usado al menos un par de semanas antes del viaje por una simple razón: vas a caminar cientos de kilómetros con ellos, tus pies deben estar acostumbrados a ese calzado antes de embarcarte en esta empresa.

La talla importa

La talla deberá ser la perfecta, ni muy grande ni ajustado. Una talla grande puede hacer que el pie baile dentro del calzado y provocarte una lesión y si es demasiado ajustado puede que sufras rozaduras que amarguen tu experiencia.

Revisa y cuida tus pies

Tras cada etapa invierte un rato en mimar tus pies y revisar si tienes algún tipo de lesión, ampolla o rozadura. Deja que descansen usando un calzado más abierto y ligero como pueden ser chanclas o sandalias.

Prevenir y curar

Si bien cada peregrino tiene sus propios métodos, colocar vaselina en el pie antes de comenzar cada etapa puede reducir considerablemente la aparición de ampollas y rozaduras. Si ya han aparecido no es mala idea usar algún protector ya sean tiritas o ampollas de silicona para reducir la fricción y curar la herida.

Calzado adecuado

Tipos de calzado que debemos utilizar

A lo largo de los muchos kilómetros que recorreremos vamos a encontrar todo tipo de terrenos. Por eso es importante que escojamos un calzado resistente y con una buena suela que se adapte a los diferentes trazados. Podríamos establecer tres grandes categorías a tener en cuenta a la hora de elegir calzado para hacer el camino: botas de montaña, zapatillas de trekking o sandalias. Como ya hemos comentado anteriormente, se trata de una elección personal y cada opción tiene sus pros y contras. Lo más importante es siempre elegir la opción con la que te sientas más có[email protected]

Botas de montaña

VENTAJAS: Las botas de montaña aportan mayor sujeción en la zona del tobillo. Suelen disponer de suelas más robustas especialmente indicadas para terrenos escarpados o muy pedregosos. Son la opción más caliente en el caso de que vayas a caminar en una época de frío o lluvias.

CONTRAS: En verano o zonas muy calurosas no son recomendables ya que aumentan la temperatura del pie y son menos transpirables. Son el tipo de calzado más pesado y esto es un factor a tener en cuenta cuando se van a caminar tantos kilómetros.

Bota de Montaña

Zapatillas de trekking

VENTAJAS: Es la opción que nosotros recomendamos ya que aúnan todas las características que podemos pedir a un calzado para hacer el camino: son ligeras, tienen una suela firme, tienen una pisada más acolchada que las botas de montaña y además son más flexibles y transpirables. Adicionalmente puede incluir una capa de goretex que otorgue un punto de impermeabilidad para lluvias ligeras.

CONTRAS: En zonas muy frías, lluviosas o de alta montaña puede que sea más adecuado usar una bota más caliente e impermeable.

Botas de Trekking

Sandalias

VENTAJAS: Son el tipo de calzado más fresco, el más ligero y el que menos espacio ocupa en la mochila. Es recomendable siempre llevar unas como calzado secundario para que el pie pueda descansar y respirar tras la etapa.

CONTRAS: Pueden resultar incómodas para caminar una gran cantidad de kilómetros, son más recomendables como calzado secundario.

Sandalias para caminar

EXTRA: Cuidado de los pies durante el viaje

Todos los anteriores consejos no servirán de nada si no inviertes el tiempo necesario cada mañana en aplicarte vaselina en los pies, colocar los calcetines correctamente evitando pliegues (pincha aquí si quieres saber más sobre los calcetilles anti-ampollas) y calzarte adecuadamente.

No es mala idea llevar siempre a mano un pequeño botiquín con elementos básicos como tiritas, vaselina o ampollas de silicona para para tratar pequeñas rozaduras u otras lesiones que puedan surgir. Esperamos que este artículo te haya resultado útil y no olvides dejar tu comentario en el caso de que tengas cualquier otra duda o recomendación.

También te interesará:

3 thoughts on “El calzado para el Camino de Santiago

  1. Pingback: 5 razones para hacer el Camino de Santiago | Viajes Camino de Santiago

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *