Cuenca • ¿Qué ver y qué hacer?

Si estabas pensando en hacer una escapada dinámica pero no sabes dónde, tenemos la solución a tu gran pregunta. Cuenca resultará el destino ideal tanto si eres un amante de la naturaleza como un apasionado de la cultura y el buen comer. Ante tal variedad, no es de extrañar que fuera declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997. Si has elegido esta maravillosa ciudad llena de historia como destino, estamos seguros de que no va a dejarte indiferente. Es por eso que hoy queremos guiarte y acompañarte en la planificación de tu viaje para que no pases nada por alto.

Ver PRECIOS Camino Santiago

Cuenca es una ciudad de Castilla la Mancha que se encuentra situada entre los ríos Júcar y Huécar. Aunque se sabe que existe desde el Paleolítico, lo que se conserva hasta la actualidad es perteneciente a la conquista árabe y su posterior reconquista cristiana. Ahora que sabes esto te será muchísimo más sencillo comprender el porqué de su belleza. Si decides parar al llegar para poder apreciar las vistas, vas a ver a Cuenca posada sobre rocas como por arte de magia. Esta ciudad tiene un terreno casi por completo montañoso, con cuestas y suelo empedrado, así que si piensas recorrerla a pie deberás llevar un calzado cómodo.

¿Qué ver en Cuenca?

Puente San Pablo

En primer lugar, no puedes perderte el Puente colgante San Pablo. Actualmente está hecho de vigas que resultan similares a las de la Torre Eiffel. Esta reconstrucción se hizo en 1902 por el derrumbe del anterior y original. El puente antiguo, que era de piedra, fue construido para salvar la hoz natural que tiene el Río Huécar. Desde aquí vas a poder ver las famosas “casas colgadas” desde una perspectiva panorámica única. ¡Por no hablar de la vista que tienes desde allí del río! Ten en cuenta que hablamos de un puente de 60 metros de altura máxima y un paisaje repleto de zonas verdes y pequeñas casitas al fondo que te harán sentir que estás en un cuento de hadas.

 

Casas Colgadas

Como ya te hemos contado, el Puente San Pablo y las casas colgadas son una visita que va de la mano. Tanto si has recorrido el puente hasta llegar al final, como si has decidido adentrarte primero en la ciudad, llegar a las casas es el punto cúlmine, la guinda del pastel. Y por si le estabas dando vueltas… Si, son casas colgadas y no casas colgantes. Te aconsejamos que si decides visitarlas tengas en cuenta esta pequeña diferencia para guiarte. Aunque ya queda más bien poco de esta maravilla arquitectónica popular, es merecedora de una visita. Además, son la sede del Museo Español de Arte Abstracto y la entrada es gratuita.

Casco Antiguo

Una vez llegados a este punto, no pierdas la oportunidad de visitar el casco antiguo de la ciudad: La plaza mayor y sus monumentos. El más importante es la Catedral de Santa María y San Julián, construida tras la reconquista católica. Estilo gótico que aún se mantiene pese a las reconstrucciones y derrumbes que ha vivido. La plaza mayor recoge también el Ayuntamiento, un edificio asentado sobre tres arcos bajo los que puedes pasear. Desde aquí puedes llegar a la Calle Alfonso VIII y dar un paseo lleno de color y vivacidad (el nombre de esta calle se debe al conquistador de la ciudad en 1177.) Si estás interesado en ver más de la arquitectura que los musulmanes dejaron en Cuenca , debes visitar la Torre Mangana. Aunque no se conoce por completo su historia, suponemos que se trata de un enclave defensivo desde el cual se podían avistar las amenazas.

 

Ventano del Diablo

En caso de que tu expectativa de esta escapada fuera no sólo recorrer Cuenca, si no también sus alrededores más cercanos para poder hacer senderismo, cuenta con esta opción que te ofrecemos. Sobre el ventano del diablo hay aún muchas leyendas vivas, algunas cuentan que era el lugar donde el demonio se entretenía tirando gente al río Júcar, otros dicen que fue el lugar donde sucedió una trágica historia de amor triangular. Lo cierto es que lo maravilloso y ardientemente encantador es su altura y la vista de la ciudad (terrenos verdes, el río).

Ciudad Encantada

Si decidiste llegar al Ventano del diablo y estás dispuesto a dejar correr libremente tu imaginación mientras paseas, visita la Ciudad Encantada. Tiene su origen hace 90 millones de años, momento en el que el mar cubría esta ciudad. Cuando este se retiró dio lugar al actual Sitio Natural de Interés Nacional, declarado en 1929. Harás un recorrido a través de enormes piedras calizas que se sostienen por su gran fuerza y que han tomado forma gracias a la erosión. El camino no tiene mucho más de 3 km y se realiza entre un bosque de pinares.

Además, si te interesa la gastronomía, será un buen momento para probar los productos autóctonos que nos ofrecen y platos típicos como el Morteruelo o los Zarajos. Aquí termina el recorrido juntos, pero comienza tu experiencia personal. Esperamos que te decidas a visitar Cuenca y nuestros lugares recomendados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *