Seguro que muchas veces te has preguntado si sería posible hacer el camino de Santiago con tu compañero peludo. ¡La respuesta es SI! Todos los que tenemos perro sabemos lo complicado que puede llegar a ser a veces, planear vacaciones o escapadas en las que podamos llevar con nosotros a nuestro fiel compañero. Si estás pensando en realizar el Camino de Santiago, ¡estás de suerte! El camino cuenta con toda la infraestructura necesaria para que puedas disfrutar de esta experiencia con tu perro.

Evidentemente, planificar el camino con perro implica programar más cosas de las que necesitamos para hacerlo solos, pero ¡no te preocupes! En las siguientes líneas te contamos todo lo que debes saber al respecto. ¡Toma nota!

¿Qué debes tener en cuenta antes de iniciar el Camino con perro?

Antes de nada, lo primero que debes pensar es qué ruta del camino de Santiago elegir. Al hacer el camino con perro, nosotros te recomendamos que escojas el Camino Francés o el Portugués, ya que son las rutas mejor preparadas para las necesidades de tu amigo peludo. Por supuesto, te aconsejamos también realizar el camino con una duración de entorno a los 120 kilómetros. Un recorrido más largo, podría convertirse en un verdadero calvario para tu mascota.

Preparación física del perro

Igual que tú, él también deberá prepararse. Te recomendamos que como mínimo, dediques un mes a caminar diariamente al menos 2 horas con tu perro. Si es posible, trata de combinar paseos por asfalto, y caminos de tierra y grava. Si puedes disponer de un día a la semana para ir a hacer una ruta por la montaña, ¡mejor que mejor!

Todos los viajes para hacer el Camino de Santiago con tu perro
Ver

Programa los alojamientos y los desplazamientos

Hacer el camino con tu mascota implica no dejar nada al azar. Antes de comenzar el camino, debes tener la seguridad de hacerlo con todas las reservas de alojamiento diarias hechas y lo mismo para los desplazamientos. En lo referente a esto último, te aconsejamos que siempre que sea posible utilices tu coche para llegar al punto de partida del camino. Una vez terminéis, si sois varias personas, uno puede dirigirse en transporte público al inicio de la ruta a recoger el coche. De no ser así, puedes contratar un servicio de taxi que admita perro.

Como todas estas gestiones pueden ser un poco liosas, si lo deseas puedes contratar el camino con perro con nosotros. Nos encargaremos de que todos tus servicios de alojamiento y transporte estén garantizados.

¿Qué época del año escoger?

Lo recomendable es hacerlo en primavera u otoño, evitando así el calor excesivo del verano. Ten en cuenta que el camino discurre en algunos tramos por asfalto y si hace mucho calor éste quema, por lo que las almohadillas de tu perro sufrirán mucho.

El amanecer con tu perro

¿Qué meter en la mochila de tu mascota?

Una vez programado el camino, toca preparar las mochilas. Toma nota de las cosas imprescindibles que debes llevar en la mochila de tu perro:

Documentación del animal: cartilla veterinaria y documetación.

Mantita o esterilla para dormir: para que tenga su propio sitio en el que echarse a descansar.

Toalla: de secado rápido.

Comedero y bebedero portátiles

Arnés y cinturón de canicross: así podrás caminar sin sujetar la correa y todos iréis más cómodos.

Un saco de comida pequeño: por si acaso, nunca está demás llevar algo de pienso repartido en monodosis.

“Premios”: algunas chuches para premiarle.

Agua y enfriador: para llevar durante las etapas.

Chubasquero y bufanda: por si hace mal tiempo.

Un juguete: una pelota kong para jugar.

Bolsas de recogida de deshechos

Vaselina pura para las almohadillas: para echarle todos los días al finalizar la etapa.

Repelente para parásitos: en formato spray o collar. Recomendable haberle puesto antes de comenzar una pipeta o pastilla antiparasitaria.

Al hacer el camino con perro, te recomendamos que contrates servicio de transporte de equipaje, ya que entre tus cosas y las del perro, será demasiado peso para cargar durante la etapa.

Señales y perros en el camino

Cuidados del perro en el Camino

Durante el recorrido, debes tener en cuenta los siguientes cuidados para tu acompañante. Piensa que tu perro necesitará consideraciones extra por tu parte para que los dos podáis disfrutar juntos la experiencia.

Hidratación: es importante llevar siempre el bebedero portátil en la mochila que llevemos durante la etapa. El animal necesitará beber con frecuencia, así que lleva contigo siempre una botella de agua con un enfriador.

Calor: en estrecha relación con lo anterior. Para evitarlo, trata de caminar a horas tempranas de la mañana y ofrécele agua de forma regular. Es recomendable también parar a descansar en sitios sombreados.

Comida: lleva siempre durante la etapa algo de comida contigo, para que pueda reponer fuerzas. Y sobre todo, ¡muchos premios para animarle! Aunque habitualmente, la experiencia nos dice que van la mar de contentos siempre.

Asegúrate de cuidar las almohadillas: aunque es recomendable que le apliques la vaselina al finalizar la etapa, asegúrate de revisar que las tenga bien para que vaya cómodo. Si es necesario, aplica vaselina durante la etapa o en los descansos.

¿Atado o suelto?: Tienes que tener en cuenta que habrá más perros, tanto en el recorrido como en los pueblos por los que pases. Si vais solos llévale suelto, pero si ves que atraviesas alguna zona muy concurrida o que hay más perros, te recomendamos que le lleves con el arnés y el cinturón de canicross.

Un perro peregrino en el camino

Tener un “perregrino” en casa

Has de saber que, ¡también existe una credencial canina para tu perro! Por lo que no te olvides de ir sellando la suya también en cada etapa, para que al llegar a Santiago de Compostela, tu perro lo haga convertido en un auténtico “perregrino” y obtenga su diploma oficial.

¡Anímate a llevar a cabo esta experiencia con tu mascota! Si aún tienes dudas, aquí te contamos más.

Diseña el Camino a tu medida
Comenzar