Cómo preparar el camino de Santiago a pie      

Estás en el bar con tus amigos tomando algo tranquilamente cuando uno de ellos empieza a contarte lo que hizo el verano pasado durante las vacaciones. Te cuenta que hizo el Camino de Santiago, y hace algo muy propio del ser humano, recordar solo lo bueno. Tú empiezas a estar entusiasmado por el relato y te planteas la idea de hacer el camino a pie.

Pasan los meses y ya estás en el Norte de España, no obstante, has terminado la primera etapa y descubres algo: no estabas lo suficientemente entrenado para realizar un viaje tan largo. Te rindes y vuelves a casa.

Esta situación no es para nada algo raro y se da más de lo que piensas. A pesar de que el Camino de Santiago es un extraordinario recorrido de bellos paisajes, es necesaria una preparación previa para realizarlo. En este artículo te enseñaremos cómo preparar el camino de Santiago a pie. No te vayas que ¡Comenzamos!

Preparación física para hacer el Camino a pie

 

Hacer el camino de Santiago a pie es la forma más auténtica de peregrinar. Pero, como mencionábamos al principio, para disfrutar de la experiencia al máximo y no sufrir, es necesaria una preparación física previa. Como todo ejercicio físico, el camino requiere que preparemos nuestro cuerpo para la aventura. ¡Tomad nota!

Primeramente, deberás elegir un recorrido que tenga una longitud asumible para ti. Si estás en buena forma física, podrás plantearte hacer un recorrido más largo. Para los que no estén tan acostumbrados a caminar largas distancias, recomendamos escoger itinerarios de no más de 120 kilómetros.

-Es necesario entrenarse caminando todos los días, durante al menos 3 semanas. Camina por lo menos un par de horas diarias.
-Si puedes invertir un día de tu fin de semana en ir a hacer una ruta que ronde los 10 kilómetros ¡genial!
-Entrénate en diferentes terrenos: asfalto, hierba, grava, con desniveles, etc.
-Prueba a caminar con la mochila que llevarás durante el recorrido puesta para habituarte.
-En casa, puedes realizar también ejercicios de piernas y glúteos para ayudarte a fortalecerlas.
Concienciarse mentalmente: es importante estar preparado psicológicamente y tener fuerza de voluntad. Los pensamientos positivos de automotivación ayudan mucho. Si piensas que no puedes o no vas a aguantar, lo más probable es que te rindas. Así que ya sabes, ¡mente positiva!

Después de esta preparación, ¡estarás apto al 100% para realizar el camino a pie sin dificultad! Además, recuerda que todos los caminos de Santiago están perfectamente preparados para caminar.

Consejos para hacer el Camino a pie

 

Calzado para hacer el camino a pie

En esta aventura, tus pies son tu medio de transporte, por lo que debes cuidarlos y mimarlos mucho. El mayor problema del novato siempre son las ampollas y el dolor en los pies. Es una máxima que ha de quedar grabada en tu cabeza. Las reglas que debes seguir son las siguientes:

Nunca llevarás calzado nuevo: el calzado, si no estás acostumbrado a él, es una trampa mortal que puede hacer que al segundo día ya quieras volver a tu casa. Te recomendamos que veas nuestro artículo de qué calzado llevar para el Camino de Santiago para que sepas escoger. También es importante escoger unos buenos calcetines sin costuras antiampollas.

Siempre llevarás un remedio en el botiquín para los pies: esto se debe a que es la parte del cuerpo más débil y que más sufre. En tu botiquín llevarás vaselina, tiritas y otros remedios para que el pie se pueda recuperar entre etapa y etapa.

La ropa y la mochila

No cargues en exceso la mochila que lleves durante la etapa, lleva solamente lo imprescindible para la ruta. Lleva siempre ropa cómoda y técnica, que transpire para que no se moje y no cause rozaduras.

Los descansos

Es recomendable que lleves un ritmo estable y sostenido. Da igual que haya una bajada o que el tramo sea más fácil de andar, no te lances a apretar el paso. Es importante coger un ritmo en el que te sientas cómodo y mantenerse ahí.

Realiza paradas cada 2 horas como máximo de al menos 10 minutos. Aflójate el calzado si lo necesitas e hidrátate.

Accesorios

Un gorro o sombrero para protegerse del sol y unas gafas de sol no estarán de más. Por supuesto no ha de faltar la protección solar y un bastón de trekking para ayudarte a caminar.

¿Cuándo es mejor hacer el camino a pie?

 

Lo más recomendable, es que escojas una época del año como la primavera o el otoño. Así, evitarás el calor excesivo del verano, pero seguirás teniendo buen tiempo para caminar. No obstante, el verano también es una muy buena época. Solamente tendrás que asegurarte de caminar a horas tempranas de la mañana, para librarte del calor de las horas centrales del día. Esto es algo muy importante sobre todo, si realizas el camino a pie con tu perro.

Esperamos que te hayan servido nuestras recomendaciones y que te animes a emprender esta maravillosa aventura. Desde Viajes Camino de Santiago, estaremos encantados de ayudarte y asesorarte en todo lo que necesites.
¡Buen Camino!