El Camino Olvidado • Historia e itinerario

Seguramente si eres principiante no hayas escuchado hablar de este Camino, pero para los amantes del Camino a Santiago es una de las rutas jacobeas más mágicas de todas. Este Camino Olvidado fue la ruta a Santiago más importante del siglo XII, y era conocido como “El Camino de la Montaña”. Actualmente es conocido como el Camino Olvidado y arranca en Bilbao.

La historia de este camino se remonta a los siglos IX y XII, época de reconquista española de las tierras invadidas por los musulmanes. Las continuas guerras y conflictos hicieron que los peregrinos sintieran miedo ante ese peligro. A esto se suma el difícil itinerario marcado por la costa, por lo que deciden buscar una ruta alternativa más segura. Esta ruta fue el Camino de la Montaña, que atravesaba la cordillera pirenaica o cantábrica para llegar a un terreno de baja montaña y continuar en un perfil de dificultad media el trazado.

 Ver PRECIOS Camino Santiago

Esta ruta cayó en el olvido, de ahí su nombre. Tras la reconquista de la Meseta Norte, los reyes de Navarra y de Castilla y León, decidieron promover el uso de una ruta alternativa situada algo más al sur. La intención de este uso no era más que agilizar y facilitar el tránsito de peregrinos y del comercio. Fue así como se impulsó esta ruta, conocida a día de hoy como el Camino Francés, y abandonando la antigua ruta quedando en obsoleto el Viejo Camino.

ETAPAS DEL CAMINO OLVIDADO

Esta ruta del Camino de Santiago se divide en un total de 20 o 21 etapas aproximadamente, con alrededor de 480 kilómetros de recorrido. Después encontraremos dos variantes para continuar hasta Santiago.

El recorrido parte desde Bilbao y pasa por localidades como  Balmaseda, Espinosa de los Monteros, Arija, Aguilar de Campoo, Cervera de Pisuerga, Guardo, Cistierna, Boñar, La Robla, Cacabelos y Villafranca del Bierzo. Allí conecta con el Camino Primitivo y continúa a Santiago. Como antes hemos comentado una vez terminado el tramo de la ruta olvidada tendremos dos posibilidades para continuar, o por el Camino Francés desde Villafranca del Bierzo o desde Ponferrada tomando el Camino de Invierno.

Existe un recorrido del Camino Olvidado que no parte de Bilbao, sino que lo hace desde Pamplona. Se continúa por Alsasua, Salvatierra, Vitoria, Frías, Oña y Sedano para llegar a Aguilar de Campoo, y desde ahí continuar como en el Camino que parte de Bilbao. De igual modo, existen muchas variantes dentro de cada uno de los recorridos.

LUGARES CON HISTORIA

A cada paso en esta vieja ruta, veremos a un lado y a otro del Camino lugares increíbles y nos podremos recrear en la historia. Pasaremos por viejos puentes y Calzadas Romanas, aquellas que pisaron ejércitos cristianos y Legiones Romanas. Un recorrido utilizado en la antigüedad por millones de Peregrinos que se dirigían a Santiago o incluso a Santo Toribio de Liébana (Ruta Vadiniense) o al Salvador en Oviedo (Camino de San Salvador) o a Valdorria para venerar a S. Froilán.

Aún podemos hacer este recorrido por la historia de esta ruta, encontrándonos a nuestro paso un amplio legado arqueológico y monumental en el que podemos destacar lo siguiente:

Patrimonio arqueológico                                          

Algunos testimonios prehistóricos se conservan. Entre otros podemos reseñar Menhir-puente (Reinosilla). También es importante el legado Romano. El recorrido pasa en gran medida por las vías romanas que servían para el desplazamiento de las legiones como por ejemplo  calzadas romanas( Zalla, Nava de Ordunte, Burceña, Irus, Nestar, Matamorisca).

Restos civiles

Castillos, torreones y murallas contribuyeron a la defensa de unas tierras en muchos casos fronterizas con los dominios árabes. Algunas de estas construcciones se encuentran en ruinas, otras han sido restauradas con diferentes utilidades. Si sigues este Camino podrás ver torreones como La Torre de Renovales (Güenes), Torre de Terreros (Zalla) o castillos como el de La Robla (Los Alba).

Para los peregrinos siempre fue un grave problema los múltiples ríos por lo que la existencia de puentes seguros para poder cruzarlos marcó el trazado de algunos tramos de esta ruta como por ejemplo: Güenes, Puente Almuhey,  Puente Viejo (Boñar), Puente Mayor y Portazgo (Aguilar de Campoo).

Los señoríos radicados en las capitales comarcales manifestaban su prestigio con edificaciones de cierta ostentación como son palacios y casonas blasonadas como: el Palacio Cuadra Salcedo (Güeñes), el Palacio de Horcasitas(Balmaseda), Palacio de Torquemada y de los Toledo (Villafranca del Bierzo), etc

Restos religiosos

Con respecto al estilo románticos en nuestro camino podremos encontrar ejemplos como Santiago Apóstol (Quisicedo), la Iglesia de Villafría (Retortillo), Santa Cecilia (Aguilar de Campoo), el Monasterio de Santa María la Real (Aguilar de Campoo), entre otro ejemplos.

La época gótica también nos ha dejado su impronta en el Camino de la Montaña, con ejemplos como la Catedral de Santiago (Bilbao), el Retablo de San Nicolás (Espinosa de los Monteros), la Iglesia de la Asunción (Pisón de Castrejón), etc

La corriente renacentista también ha dejado algunas manifestaciones dignas de mención y como ejemplo tenemos la Torre de la Colegiata de S. Miguel (Aguilar de Campoo), el Retablo herreriano de la ermita de Celada (La Robla) o la Colegiata de Santa María (Villafranca del Bierzo).

Por último, el barroco siguió enriqueciendo el patrimonio artístico de esta ruta con obras como el Santuario Nª Sra. de Pandorado, la Torre de la Iglesia de S. Juan y S. Severino (Balmaseda) o la Ermita de la Cruz (Cervera de Pisuerga) entre otros.

EL CAMINO DEJA SU OLVIDO…

Actualmente, asociaciones varias de Amigos del Camino están intentando recuperar esta ruta.  De hecho en la parte final se estimó oportuno realizar una modificación en el punto de conexión con el Camino Francés. Su señalización es bastante elemental, la infraestructura es complicada y los servicios son limitados. Escasean los albergues, aunque ha aumentado significativamente el número de casas rurales.

Cada vez son más los peregrinos que se encaminan a realizar esta ruta. El Viejo Camino nos ofrece esa paz y tranquilidad que buscamos y nos permite a cada paso encontrarnos con nosotros mismo y seguir los pasos de la historia.

Un viaje increíble por estos pueblos donde siguiendo los viejos caminos donde descubriréis lugares de una singular belleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *